InicioBibliotecaLibros DigitalesParlama Amawt’aña - Cuentos de la Madre Tierra

Parlama Amawt’aña - Cuentos de la Madre Tierra


Parlama Amawt’aña  - Cuentos de la Madre Tierra

 

Bajar Libro en PDF

Ver Libro en linea

 

GUIA DE LECTURA

Introducción:

El presente texto corresponde a una recopilación de mitos, leyendas y cuentos aymaras donde trascienden los valores de dicha cultura, su responsabilidad hacia el medio ambiente, su filosofía de reciprocidad y la circularidad del universo y el tiempo.

El pueblo Aymara ha sido desde antaño el ocupante original del mundo andino que actualmente está dividido en los límites territoriales de Bolivia, el sur del Perú y norte de Argentina y Chile.

Introducción al universo aymara:

En la sociedad tradicional aymara la organización básica y fundamental es la familia extensa patrilineal y virilocal, compuesta por el jefe de familia, sus esposas, hijos casados, esposas de éstos y sus hijos e hijas; además de los hijos e hijas solteras.

La enseñanza comienza a temprana edad, cuando los niños se incorporan a los trabajos pastoriles, agrícolas y domésticas, los cuales con el transcurrir de los años irán complejizando.

El Ayllu, la comunidad andina aymara altiplánica tradicional, está conformado por grupos de aldeas pastoriles, las cuales a su vez se compone de varias familias extensas.

Religiosidad aymara:

En la antigua religiosidad aymara los Achachillas o Mallkus, son los espíritus de las montañas nevadas que circundan sus pueblos, a la Pachamama, y a la serpiente Amaru, que también simboliza materia vital del agua que permite la existencia del pueblo aymara a través de los sistemas de irrigación  naturales y la explotación agrícola de estos:, ríos y canales de irrigación de las tierras agrícolas.

Actualmente su religiosidad esta regida por un principio sincrético, en el cual son integrados los credos prehispánicos y católicos.

Principios espirituales

Están regidos por los espacios simbólicos del Arajpacha,  la luz y la vida, principio geográfico del este; El Manquepacha, que simboliza la muerte y la oscuridad,   el oeste; y el Akapacha, el espacio intermedio y de integración entre ambas polaridades: el cielo y el infierno, la vida y la muerte, el centro, donde habita el hombre Aymara.

El principio rector de su cultura es el Tinku* que en palabras simples representa equilibrio y la reciprocidad entre la comunidad, la naturaleza viva y los espacios antes mencionados. Así la vida del aymara consiste en lograr el Tinku entre el Arajpacha y el Manquepacha, es decir el equilibrio que es considerado como el mayor rasgo de sabiduría.

La pedagogía aymara

Esta rica cultura es poseedora sobre todo de una lealtad tal hacia su identidad y hacia el mundo vivo en el que coexisten, que su visión del universo sólo puede ser manteniendo la indisociabilidad de la tierra madre, pacha, y el pueblo que posee la misión y la fe de conservar el orden andino del mundo.
 
Para los Aymara los relatos aquí presentes conforman también su pedagogía, su modo de legar conocimientos y valores hacia las nuevas generaciones, lo que desde occidente llamaríamos su ética, que incluso los siglos de conquista no han podido quebrar.

La pedagogía está regida por el respeto implícito a tres normas morales esenciales: Ama sulla, ama qulla, ama yuya: No robar, no mentir, no flojear.

Por otro lado la íntima relación del pueblo con la naturaleza, el conocimiento acabado de los ciclos, los recursos naturales, los seres vivos, el clima y la geografía, trasciende a través de estas valiosas páginas dándonos siempre cuenta de la profunda ciencia ecológica bajo la que se rigen los aspectos culturales y de producción; así siempre tendremos a la mano el contexto vital de sus pisos ecológicos; altiplano, pre-cordillera, valles y desierto y la ciudad.

Sobre los relatos y su recolección:

Debemos señalar al menos dos procedencias diferentes a los textos que aquí mostramos; primero la procedencia oral, es decir el texto relatado de generación en generación y que por lo tanto es dinámico y capaz de enriquecerse en la transmisión del legado, y por otra parte los textos escritos, originalmente de la misma procedencia, y que han sido realizados muchas veces por niños en las escuelas, o por medios de difusión locales, libros tradicionales, textos pedagógicos, etc.

El nombre antiguo de estos relatos es el de sallqa de los animales, y corresponden a canciones y cuentos que hablan del mundo natural y de sus personajes, como el zorro, el quirquincho, el picaflor, la vicuña, etc., quienes originalmente fueron seres humanos y que por lo tanto poseen características morales positivas o negativas de estos.

Todas estas características hacen de esta compilación altamente recomendable para el público infantil y juvenil que quiera tanto reconocer su cultura, o bien adentrarse en el conocimiento y los valores de la rica cultura aymara.

 Enlaces recomendados:

  • Territorio aymara.
  • Diccionario On-line aymara
  • Canciones cantadas por niños Aymara
  • Criar la Vida: trabajo y tecnología en el mundo andino
  • Educación y Pueblo Aymara

* del verbo Tincuy; emparejar, equilibrar, adaptar.